You need to add a widget, row, or prebuilt layout before you’ll see anything here. 馃檪

EDUCACI脫N – Entrevista a Juan Vasen

Chicos inquietos: c贸mo volver a captar su atenci贸n desde el aula

Juan Vasen, psicoanalista y psiquiatra especializado en infancia y adolescencia, visit贸 el auditorio de TICMAS y se refiri贸 a los desaf铆os que plantean los alumos que suelen ser mal diagnosticados con d茅ficit de atenci贸n

14 de mayo de 2019

El psicoanalista Juan Vasen en el Auditorio Ticmas

Juan Vasen,  visit贸 el auditorio de TICMAS en la Feria del Libro. El psicoanalista y psiquiatra especializado en infancia y adolescencia se refiri贸 a los chicos patologizados. En concreto, 驴qu茅 hacer con ellos? 驴C贸mo resolver sus problemas desde el aula y no desde la medicaci贸n?

“Un comentario frecuente puede ser: ‘En mi aula tengo 30 alumnos y tres casos. Un caso es un chico que rompe la homogeneidad del aula. En general, les cuesta seguir el ritmo de aprendizaje de sus compa帽eros. Los casos van creciendo y le presentan una dificultad al maestro”, comenz贸 Vasen.

En la misma l铆nea, el experto continu贸: “Ese chico trae en su mochila su condici贸n familiar, su condici贸n social, su condici贸n epocal. Suele pasar que la dificultad se piensa exclusivamente desde el cerebro. A eso le llamo el descarrilamiento de las neurociencias. Los laboratoristas terminan recortando y empobreciendo el abordaje. El cerebro es la sede de todo lo que nos pasa, pero eso no quiere decir que sea la causa de todo lo que nos pasa”.

Auditorio Ticmas en la feria del libro (Fotos: Dino Calvo)

“驴Qu茅 es lo que podemos evitar?”, se pregunt贸. “Supongamos que tenemos un chico desatento, inquieto. Desde la perspectiva del cerebro, ese chico podr铆a ser calificado como un trastorno por d茅ficit de atenci贸n. Si nos quedamos con esto, se arma una ecuaci贸n: d茅ficit de atenci贸n = d茅ficit de dopamina. Lo soluci贸n, entonces, es clara: le damos dopamina. Ah铆 est谩 el primer error: pensar que la atenci贸n est谩 en d茅ficit cuando en realidad no es prestada”, reflexion贸.

Vasen cree que la atenci贸n hay que gan谩rsela. Los chicos le dan su atenci贸n a aquellos maestros que logran entusiasmarlos. “En general, estos chicos terminan pasando uno o dos a帽os m谩s atentos, pero eso no quiere decir que a largo plazo el aprendizaje mejore. No hay atajos. En todo caso, hay que pensar en pol铆ticas e intervenciones que tomen en cuenta esta complejidad. En Escocia hay un proyecto muy interesante. En cada clase hay un docente y otro maestro de arte, que est谩 para que dise帽e todas las formas de transmitir conocimientos de una manera atractiva, convocante”, ejemplific贸.